+ 34 917 906 797 info@kaps.es

POSIBILIDADES DIGITALES

Esta etapa comienza con un profundo estudio sobre el estado actual del sector al que pertenece la compañía, para obtener una visión global de su estado de digitalización actual frente a los competidores.

 

Para ello se analizan factores como las preferencias de los clientes,  los modelos de negocio de éxito, el grado de madurez digital de otras compañías del sector, así como las iniciativas digitales que éstas han emprendido y la incidencia que han tenido en su desarrollo.

 

Atendiendo a su grado de madurez digital, las compañías se pueden dividir en:

 

ENTUSIASTAS

Gestión digital no definida

Múltiples iniciativas digitales emprendidas de forma descoordinada

Cultura digital arraigada pero no a nivel corporativo.

 

LÍDERES DIGITALES

Gran gestión digital

Múltiples iniciativas digitales exitosas

Cultura digital arraigada.

 

REZAGADOS

Gestión digital inexistente

Pocas iniciativas digitales emprendidas y con poco éxito

Ausencia de cultura digital.

 

CONSERVADORES

Buena gestión digital

Pocas iniciativas digitales emprendidas

Cultura digital poco arraigada.

 

A continuación, se realiza una evaluación del estado actual de las personas y los procesos de negocio de su compañía, con el fin de identificar potenciales puntos de mejora digital. Sobre esos candidatos se analiza el impacto que podrían tener distintas iniciativas digitales  y cómo podrían enfocarse para aumentar el valor de su compañía de forma sostenible.

Finalmente se identifican las iniciativas que mejor se adapten a los objetivos concretos que su compañía desee conseguir.

 

EXPERIENCIA DEL  CLIENTE O USUARIO

En el pasado los procesos de la compañía se construían a partir de sus necesidades internas para dar servicio al cliente. En la actualidad, el diseño de los procesos internos de la compañía se estructura en torno a las necesidades del cliente, con el objetivo de poder satisfacerlas de la mejor forma posible. Este enfoque en la orientación de los negocios se conoce como Client-to-Business(C2B).

 

En esta fase se analiza el impacto que las iniciativas digitales determinadas en la primera etapa podrían tener sobre la experiencia de clientes y usuarios.

 

Desde el punto de vista de los clientes, se identifica cómo podrían verse reforzados los procesos seguidos por los canales digitales y otros puntos de conexión con éstos.

 

En cuanto a los usuarios, se deben tener en cuenta los cambios estructurales que pueden experimentar los procesos internos de la compañía, así como los beneficios que estos cambios podrían aportar.

 

Por otro lado, en este punto se pueden derivar nuevas iniciativas digitales tomando como punto de partida las experiencias digitales que la compañía quisiera poder ofrecer en el futuro.

TEST DE CONCEPTOS

 

 

Esta etapa toma como punto de partida los datos obtenidos en los estudios realizados anteriormente para generar modelos más complejos que permitan predecir con exactitud el impacto de las medidas digitales sobre su negocio. Estos modelos se elaboran empleando metodologías ágiles que permitan la máxima comunicación con el cliente y el mayor dinamismo.

 

Al ser lo más precisos posibles, estos modelos tienen en cuenta todos los aspectos que puedan resultar relevantes a la hora de determinar el desempeño de la iniciativa. También se tomarán datos de otras medidas digitales similares desarrolladas con anterioridad en otros sectores u otras empresas.

 

No obstante, en el caso de las iniciativas más innovadoras, cabe la posibilidad de que no existan experiencias anteriores similares con las que contrastar KPIs u otras métricas. En este caso serán la experiencia, la experimentación y el sentido común quienes guíen el proceso de prototipado.

 

El desarrollo y análisis de los modelos, permitirá determinar la validez de las iniciativas digitales, así como organizarlas según un criterio de prioridades basado en el beneficio que una iniciativa en concreto pueda aportar.

 

 

REORGANIZACIÓN

Cualquier cambio en los procesos o en la tecnología implica necesariamente para que sea eficaz y eficiente un cambio en las personas y en la organización.

Por tanto,  en primer lugar, se debe planificar el proceso que seguirá cada implementación, evaluando el impacto que cada una de ellas tendrá sobre las tareas que actualmente se llevan a cabo en la empresa.

Posteriormente, teniendo en cuenta esta información y las prioridades determinadas tras el análisis de los modelos en la fase anterior, se establecerá el orden en que las diferentes medidas digitales irán siendo implementadas.

Finalmente se procederá a la ejecución del plan de implementación, gestionando para ello los cambios de forma controlada y asegurando que se sigan los pasos marcados en cada momento.

Anteriormente como soporte para las medidas digitales consideradas óptimas para su negocio, debe servir para lograr transformar de forma sistemática la visión digital de su empresa en una realidad.

ANÁLISIS

 

 

En la fase final de PETRA© se realiza una evaluación final de los resultados obtenidos, comparándolos con los que objetivos que se habían  marcado, con los escenarios previstos y con la situación anterior de la compañía.

 

Este análisis, más que orientado a la extracción de conclusiones finales, está enfocado a la acción. Los resultados que de él se deriven, servirán como punto de partida para determinar cómo podría mejorarse la eficiencia de la Transformación Humana y Digital efectuada, tratando de localizar iniciativas susceptibles de ser mejoradas y llevando a cabo las medidas necesarias.

 

La metodología PETRA©, por tanto, se integra dentro de un ciclo de mejora continuo cuyo objetivo es garantizar la consecución y optimización de su visión digital deseada.